Excedencia voluntaria

La excedencia voluntaria en España, se refiere a la suspensión del contrato del trabajador, solicitada por el mismo para un lapso de tiempo determinado: al menos 4 meses y no más de 5 años. Esta medida está regulada por el Artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores, pero también se toma en cuenta lo establecido en el contrato colectivo de la empresa respecto a las condiciones aplicables.

Tipos de excedencia laboral

Se conceden dos tipos de excedencia, y el trabajador tiene derecho a conservar su puesto de trabajo u otra plaza laboral en el mismo grupo profesional o equivalente, sin afectar su antigüedad en la empresa.

Excedencia voluntaria

Es el tiempo que el trabajador solicita por sí mismo, para cumplir deberes personales, familiares o profesionales, tales como:

  • Estudios universitarios.
  • Cuidar a un hijo pequeño, u otro familiar enfermo o de avanzada edad.
  • Emprender una actividad profesional independiente a su trabajo actual.
  • Como especie de año sabático para replantear metas de vida.
  • Por haber aprobado una oposición y obtener un cargo público.

En casos que se requiera la excedencia para el cuidado de un familiar dependiente, las condiciones son las siguientes:

  • Hijo menor de edad por período máximo de 3 años.
  • Pariente hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad por un lapso de 2 años. Además, esto sólo aplica para personas dependientes que no se valgan por sí mismas y que no devenguen retribución por actividad alguna.

Excedencia forzosa

Se asigna cuando el trabajador ha sido escogido para ejercer funciones sindicales o algún cargo público ineludible. Por tal razón, la excedencia forzosa puede ser impuesta por la empresa.

Solicitud de excedencias por parte del trabajador

El procedimiento a seguir para disfrutar de una excedencia voluntaria no está regido por normas concretas. Sin embargo, lo apropiado es que el trabajador indique claramente por escrito sus intenciones y motivos para disfrutar de dicho período de gracia, sin dar paso a confusiones o conflictos laborales.

La empresa, por su parte, está en la obligación de conceder la excedencia laboral y en caso contrario, el empleado puede acudir a los tribunales a interponer demanda judicial. Durante el tiempo que el trabajador disfruta de una excedencia voluntaria, la empresa no está obligada a cotizar, pero si aplica para algunos efectos de la Seguridad Social:

  • Cuando se está al cuidado de un hijo menor de 3 años de edad, se cotiza el 100% para incapacidad permanente, supervivencia, muerte, jubilación, maternidad y paternidad.
  • Si el trabajador cuida a un familiar adulto, se considera la cotización sólo para el primer año de la excedencia en los mismos casos citados anteriormente.

Los efectos de una excedencia, sea forzosa o voluntaria, difieren según la legislación.

Excedencia impuesta por la empresa

Para que el trabajador cumpla con algún deber público u otro compromiso inevitable, la empresa ordena excedencia forzosa. Esta se implanta si el trabajo de la persona se ve limitado por más del 20% de sus horas laborables, y por un lapso mayor a 3 meses. Las circunstancias que rodean al empleado que está bajo excedencia forzosa son:

  • Reserva el puesto de trabajo y antigüedad laboral.
  • No se toma en cuenta el cálculo de indemnización de despido, porque la cotización depende del origen de la excedencia.
  • No importa si el contrato laboral es temporal o indefinido.

Reintegro al trabajo al terminar la excedencia

Una vez concluida la situación que motivó la excedencia voluntaria o forzosa, el trabajador tiene 30 días para notificar su reincorporación al puesto laboral. En caso de que el empleado cumpla obligaciones sindicales que no le impidan el desempeño de su trabajo, puede incorporarse al mismo sin ejercer o concluir el período de excedencia laboral.

Si la persona no vuelve a sus labores a pesar de haber cesado la excedencia, la empresa lo considera como abandono del puesto de trabajo y aplican las mismas normas de baja voluntaria: sin derecho a prestación por desempleo o indemnización. Pero si es la empresa la que no permite que el trabajador ocupe nuevamente su plaza laboral, el afectado podrá hacer una demanda por despido improcedente.

¿Quiénes tienen derecho a una excedencia voluntaria?

Todos los hombres y mujeres trabajadores en diferentes ámbitos del sector público y privado de España. Ya que toda persona tiene otras obligaciones tan importantes como su trabajo, a saber, familia, salud y educación personal. Por ello, es conveniente contar con este recurso para la consecución de estos propósitos.

Otros fundamentos sobre la excedencia voluntaria

Si te quedan dudas sobre cómo afecta la excedencia voluntaria al trabajador, te aclaramos algunas de ellas:

¿Hay limitantes para la excedencia voluntaria?

Existe una limitación, es cuando dos o más trabajadores de una misma empresa solicitan este derecho por el mismo sujeto causante, por ejemplo: el cuidado del mismo hijo o familiar.

¿Cuándo puedo solicitar una excedencia?

En cualquier momento de la vida laboral: en vacaciones, permiso de paternidad, maternidad o lactancia, o de baja por incapacidad temporal.

¿Puedo aprovechar la excedencia por lapsos intermitentes?

Sí, por períodos inferiores a los dictados en el Estatuto de los Trabajadores y en varios lapsos separados. Por ende, es el mismo trabajador quien manifiesta la finalización de la excedencia y su incorporación al puesto de trabajo.

¿Puedo disfrutar de varias excedencias al mismo tiempo?

No es posible. Si estás en período de excedencia voluntaria por cuidado de un familiar y surge la misma situación con otro pariente o hijo, la nueva reducción de jornada anula la excedencia que ya disfrutabas.

¿La excedencia voluntaria es prorrogable?

Puedes pedirla por períodos cortos, por ejemplo, de algunos meses o un año, y en caso de necesitar más tiempo, se solicita prórroga.

¿Debo cumplir la excedencia estrictamente por el tiempo pautado?

No necesariamente. Al cesar la situación que motivó la excedencia laboral, puedes pedir la incorporación al trabajo sin haber culminado el tiempo de gracia.

¿Puedo tomar la excedencia por mi cuenta?

No, aunque es un derecho laboral, no es una decisión unilateral, requieres la aprobación de la empresa. Por tal razón, es necesaria una nota de preaviso para que el jefe cuente con tiempo suficiente para autorizar el permiso.

¿Sigo como trabajador activo?

Sí, pero en categoría de suspensión. Por lo tanto, tu patrono no está obligado a pagar ningún salario durante la vigencia de la excedencia voluntaria.

¿Cuáles son los requisitos para obtener excedencia voluntaria?

Debes tener mínimo un año de antigüedad en la empresa, sin importar el contrato fijo o temporal, prácticas o formación de aprendiz.

¿Cuánto debo esperar para solicitar otra excedencia?

Tendrás que esperar 4 años para pedir una excedencia voluntaria, una vez finalizada la actual.

¿Puedo trabajar en otra empresa durante una excedencia?

Si puedes, con la excepción de que no incurras en competencia desleal o perjudiques de alguna forma a tu actual empresa.

¿Debo explicar el motivo de una excedencia voluntaria?

No es obligatorio expresarlo, pero es conveniente hacerlo en casos de fuerza mayor para que tu patrono tenga mejor disposición de otorgarte este beneficio.

¿Durante la excedencia se acumulan deudas salariales?

Generalmente, al iniciarse una excedencia voluntaria, las empresas realizan todos los pagos pendientes sobre vacaciones y otros compromisos, por medio de finiquitos. Esto se hace para mantener cuentas saldadas, en caso de que el trabajador decida no regresar a su puesto de trabajo.

En resumen, la excedencia voluntaria es un tipo de permiso que, si bien está amparado por la legislación, también puede personalizarse entre las partes. Es decir, no es obligatorio seguir el patrón de lapsos estipulados, sino que se lleve a cabo en beneficio del trabajador y de la empresa.